En este momento estás viendo Cirugía del carcinoma basocelular

Cirugía del carcinoma basocelular

  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Cómo se realiza la cirugía del carcinoma basocelular

El carcinoma basocelular o carcinoma de células basales es el tipo de cáncer de piel más frecuente en nuestro medio. Se caracteriza por la aparición de un bulto en la piel que crece lentamente y en ocasiones puede sangrar. Habitualmente aparece en zonas expuestas al sol, como la cara o las manos. Esta característica resulta fundamental para su tratamiento.

Es muy frecuente que los carcinomas basocelulares aparezcan en la nariz, los párpados o la frente, territorios en los que el resultado estético tiene un rol especialmente importante. Sin embargo, su tratamiento quirúrgico requiere de la exéresis de la tumoración y de tejido sano a su alrededor. Es por eso, que uno de los principales problemas en la cirugía de estos tumores es la potencial deformidad que puede acarrear su tratamiento.

Al extirpar un carcinoma en la cara, por tanto, la reconstrucción tendrá un papel fundamental y en muchas ocasiones más complejo que la propia exéresis del tumor. Si no reconstruimos adecuadamente una nariz tras la exéresis de un carcinoma, podemos producir secuelas estéticas y deformidades evidentes. Nuestro objetivo, por tanto, será mantener la forma y el aspecto que tenía la cara del paciente antes de tener el tumor. Además, saber que podemos reconstruir el defecto nos permite realizar exéresis tumorales más amplias y seguras.

La reconstrucción: Un paso fundamental en la cirugía del cáncer de piel.

Una vez hemos extirpado el tumor, obtenemos un defecto de piel que debemos reconstruir. Por tanto, debemos poner piel de otra zona en ese defecto. La forma de transponer dicha piel es mediante “colgajos” o “injertos”.

Un colgajo es una porción de tejido (piel en este caso) que movemos manteniendo en parte unido a su zona de origen, es decir, manteniendo un pedículo. Por el contrario, un injerto es una porción de piel que movemos a nuestro defecto sin que mantenga ninguna unión con su zona donante, dejando que se nutra a partir de la zona receptora.

Dentro de esta clasificación tan simple, la cirugía plástica cuenta con un verdadero arsenal de técnicas reconstructivas, lo que le permite elegir la forma más adecuada de reconstruir cada defecto según su tamaño o localización. Se puede extirpar con garantías un carcinoma manteniendo un resultado estético excelente.

Deja una respuesta